23/3/17

ESSENTIAL KILLING ( Jerzy Skolimowski, 2010)


Después de casi veinte años de ausencia el polaco Jerzy Skolimowski, que brilló en las dos vidas que vivió (la primera en los años sesenta, la segunda en los ochenta) vuelve a dirigir cine y elige para su rantrenn un motivo tradicional del cine político de todos los tiempos: el tema de la cacería humana. Los primeros minutos de Essential Killing (la película dSkolimowski que vamos a ver esta noche en Primer Plano) dan la clave de todo el film: pocas palabras, muchas órdenes, una imagen cruda y austera concentrada en una secuencia implacable de acciones físicas y una obsesiva falta de detalles que mantiene la ficción en un nivel de generalidad y abstracción notables.
Un hombre es capturado en el desierto por fuerzas militares, deducimos (porque la película es más bien parca al respecto) que el hombre es un talibán peligroso, que el desierto es algún campo de batalla de oriente medio y que las fuerzas militares son tropas de ocupación norteamericana. Lo trasladan a Polonia (la oscura, nevada, inhóspita Polonia) probablemente para seguir investigándolo y en medio del traslado, aprovechando un accidente, el preso emprende la fuga con un enfurecido contingente de soldados, perros y helicópteros tras sus huellas.
Dos veces premiada en el Festival de Venecia de 2010, Essential Killing es la historia de esa persecución: un ejército contra un hombre sólo. Skolimowski no se distrae ni da explicaciones, ignora las ansiedades elementales de todo espectador impaciente pero filma a ese prófugo que lucha por su vida con un grado de concentración y de intensidad que da escalofrío, y sin embargo, a medida que el film avanza, ese calvario frenético cambia y se abre a una serie de dimensiones inesperadas, casi poéticas: la fuga se vuelve alucinación y lo humano entabla extrañas relaciones con lo animal.
¿Qué es Essential Killing? ¿Una alegoría militante contra la política americana en Medio Oriente? ¿Una oda al espíritu de resistencia? ¿Un ensayo sobre los límites de la  humanidad? ¿Una fábula psicodédila disfrazada de película de acción? Quizá todo eso al mismo tiempo y sin duda un film perturbador a la altura del gran Skolimowski de El grito, Trabajo clandestino o The lightship.

El texto es transcripción de la presentación realizada por Alan Pauls el 17 de octubre de 2012 en el marco del ciclo especial sobre lo mejor del cine Europeo en Primer Plano I sat:  


No hay comentarios:

Publicar un comentario